Estación depuradora de aguas residuales

Una estación depuradora de aguas residuales  EDAR o ETAR (estación de tratamiento de aguas residuales), es una instalación cuya principal función consiste en tratar las llamadas aguas negras para transformarla en agua de mejores características. De este proceso se obtienen otros diferentes subproductos, fango y gas.

Debido a que el cuando el agua llega a la estación de aguas residuales se encuentra contaminada de diversas formas (disuelta o en suspensión, inorgánica u orgánica, etc.) es sometida a varios tratamientos. Se pueden englobar en convencionales y especiales.

Los tratamientos convencionales son los siguientes: penetración, tratamientos primario/secundario/terciario y línea de fangos. Los tratamientos especiales suelen aplicarse a las aguas procedentes de la industria y combinan tratamientos convencionales con procesos químicos (por ejemplo la correción de pH).

Por lo general una EDAR trata las aguas de un ámbito local, procedente del agua que se consume en las ciudades. En ocasiones algunas fábricas, debido a la contaminación que generan, requieren la instalación de un estación de aguas residuales anexa para el tratamiento del agua contaminada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR